Red de Medios Misiones Red de Medios Misiones

Asesinato de Claudia Benítez: su esposo se desligó del hecho y de cualquier vinculación con el segundo detenido de la causa

General 08 de junio de 2022 Redacción RMM Redacción RMM
crimen-de-la-taxista-1-696x313-1

Juan Andrés R., el esposo de Claudia Benítez, prestó declaración indagatoria ante el juez Miguel Mattos. Relató cómo fueron las horas previas a la desaparición de la mujer y respondió las preguntas de la Fiscalía . Dijo que no conoce a Franco Jesús Ramos, el segundo detenido en la causa.

En el marco de la investigación por el asesinato de la taxista Claudia Benítez, cuyo cuerpo apareció en un pozo de siete metros de profundidad en una vivienda abandonada de Nemesio Parma, su esposo, quien se encuentra detenido desde el momento en que se encontró su cuerpo, prestó declaración indagatoria en el juzgado de Instrucción 7, donde se instruye la causa.

Juan Andrés R. de 39 años, brindó un relato pormenorizado para intentar reforzar su coartada, fuera de la escena del brutal crimen. Además, dijo que no conoce al segundo detenido, Jesús Ramos, sindicado por la policía como el asesino material de Claudia Benítez. Todo esto en compañía de su quien está a cargo de su defensa, Roxana T. Ramirez Moll del Estudio Jabornicky & Asoc.

El acusado, quien ingresó al juzgado minutos después de las 9:40 y finalizó a las 14, afirmó que la noche anterior a la desaparición de su esposa, compartieron una cena con una amiga y que tras ese encuentro, se enteró que el día siguiente tenía previsto un viaje a las 6 de la mañana y que esperaba trabajar todo el día, teniendo en cuenta que ese martes hubo un paro de colectivos.

Sobre el martes en cuestión, manifestó que la mujer se despertó a las 5:30 de la madrugada y recordó que apenas se dio vuelta en la cama, la vio ya vestida y preparada para salir. Esa fue la última vez que vio a Claudia antes de que se desatara la tragedia.

Juan Andrés R. dijo que minutos después intercambió mensajes con Claudia, quien le avisó que debía revisar si la puerta de la vivienda no quedó abierta, lo mismo que el portón. Añadió que a las 6:20 le escribió unos mensajes para saber cómo le había ido con el viaje pero al no recibir respuesta, supuso que estaría ocupada.

El imputado declaró también que mantuvo un tenso intercambio con un sindicalista, quien le cuestionaba que ofreciera un servicio de moto taxis desde su estado de Whatsapp y le pidió que dejara de hacerlo puesto que no es legal en Posadas.

Siempre según el relato del acusado, cuando pasaron las horas, personal de la Policía de Misiones se acercó hasta su domicilio para notificarle que habían encontrado un auto incendiado, que sería de su propiedad y le pidieron que se presente en la seccional 19 de la fuerza porque Claudia se encontraba desaparecida.

Una vez que se presentó en la comisaría, los policías que se encontraban en el lugar le sacaron fotos de las manos, de la zapatilla que llevaba puesta y lo dejan en condición de demorado. Incluso reveló que un oficial fue quien avisó a su familia, desde su celular ya incautado, sobre su situación.

Juan Andrés recordó que durante sus horas como demorado, se enteró que habían encontrado el cuerpo de su esposa en el pozo de la vivienda abandonada en Nemesio Parma.

En este punto, el imputado reconoció que conocía la zona debido a sus tareas pastorales en una iglesia de Testigos de Jehová, donde trabajaba junto a su propia esposa.

En otro tramo de su declaración, el acusado afirmó que desconoce quién es Jesús Franco Ramos, el joven de 27 años apresado en el barrio Sol de Misiones la semana pasada, quien, según la policía, sería el autor material del crimen. Además, el sujeto tenía en su poder el teléfono celular que pertenecía a la víctima.

Juan Andrés también explicó el tema de la sangre en una de sus zapatillas y las marcas de fuego que los investigadores encontraron en ella. El acusado dijo desconocer si había sangre en el calzado y sobre las marcas de quemaduras, afirmó que había estado comiendo asado en Paraguay, de una parrilla puesta en el suelo, por lo que reconoció que pudo haber pisado algún carbón.

Sobre la relación de pareja, el esposo de la víctima fatal dijo que era “espectacular” y de buen trato, aunque sí reconoció que tuvieron problemas en el pasado.

El crimen de Claudia Benítez

Claudia Benítez, taxista y madre de 32 años, desapareció el 17 de mayo a la mañana, cuando presuntamente salió de su casa en Itaembé Miní rumbo a Nemesio Parma para cumplir un viaje con tres pasajeros. Alrededor de las 9, vecinos del barrio reportaron el hallazgo del taxi Chevrolet Corsa incendiándose a un costado de la avenida Del Té.

Al otro día, el cuerpo de la mujer fue encontrado en un pozo de agua de una propiedad abandonada de la misma zona. Benítez, tenía dos puntazos en el cuello, las manos atadas hacia atrás y el rostro cubierto. Su cuerpo no evidenciaba signos de defensa y la autopsia reveló que antes de ser arrojada al pozo, ya había fallecido.

Por la peculiaridad del hecho, una hipótesis indica que podrían haber participado más de dos personas en el hecho. Los detenidos que tiene la causa son dos: su esposo, que había sido denunciado por hechos de violencia de género y un hombre de 27 años, quien vendió el teléfono celular de la víctima y que para la policía, sería el autor material del crimen. (Misiones Online)

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email